Dulces Mentiras

Resumen del libro

libro Dulces Mentiras

Elige al único tipo al que no puedes tener… Como capitana de un barco de excursiones por la bahía de San Francisco, Pru era capaz de capear los peores temporales. Lo difícil era hacerlo en tierra firme. Estaba encantada con su nuevo apartamento y sus vecinos, el problema era que corría el riesgo de enamorarse de Don Perfecto Para Cualquiera Menos Para Ella. Enamórate de él perdidamente… El dueño del pub O’Riley’s era un tipo sexy, trabajador, de más de metro ochenta, que siempre tenía tiempo para sus amigos. Al convertirse en uno de esos amigos, Pru descubrió la increíble sensación de ser la beneficiaria de las atenciones de aquellos ojos de color verde oscuro. Pero cuando un inverosímil accidente condujo a una cura de emergencia, las cosas fueron más allá de la zona de amistad. Y muy deprisa. Y luego cuéntale la verdad… Pru solo deseaba la felicidad de Finn, y eso mismo le había pedido a la histórica fuente que, se suponía, concedería el deseo de su corazón. Pero desear a Finn para ella misma era otra historia. Porque Pru guardaba un secreto que podría cambiarlo todo. Enternecedora y sexy… mucha química, pasión ardiente y divertidas travesuras . Publishers Weekly


Ficha del Libro

  • Número de páginas: 352
  • Autor: Jill Shalvis
  • Tamaño: 1.68 - 2.47 MB
  • Descargas: 612

Opciones de descarga disponibles

Si lo deseas puedes descargarte una copia de este ebook en formato PDF y EPUB. Seguidamente te detallamos un listado de posibilidades de descarga disponibles:


Opinión de la crítica

POPULARR

4.3

61 valoraciones en total


Otros Libros Relacionados de Jill Shalvis

A continuación te presentamos otros libros de Jill Shalvis disponibles para descargar gratis

  • Jill ShalvisPor Fin... El Amor

    La doctora Nicole Mann no tenía tiempo para el amor. Su trabajo de cirujano acaparaba todo su tiempo y le gustaba que así fuera. Bueno, hasta que conoció al encantador Ty O´Grady. Aquel sexy arquitecto consiguió que pensara en algo que no fuera la medicina. Así que la doctora decidió recetarse unas intensas sesiones de seducción... Ella había planeado un tratamiento temporal, pero cuando un roce desencadenó otro y otro más, Ty se dio cuenta de que aquello iba a ser mucho más. Ahora solo tenía que convencerla de que era inútil resistirse a la tentación.