Me Siento Decepcionada

Resumen del libro

libro Me Siento Decepcionada

La ambición de un hombre para llegar a ser el magnate del imperio Charikis destroza el corazón de Natalia Charikis, tanto es así que durante 4 años dejará de visitar a su hermana y su casa. Comenzará una nueva de enfermera en un hospital de caridad, donde el director médico se enamorará perdidamente de ella. Un inesperado día tiene que volver a casa de su hermana a petición del hombre que la traicionó, esa vuelta marcará el futuro de su vida.


Ficha del Libro


Opciones de descarga disponibles

Si quieres puedes descargarte una copia del ebook en formato EPUB y PDF. Seguidamente te mostramos una lista de opciones de descarga directa disponibles:


Opinión de la crítica

POPULARR

4.4

63 valoraciones en total


Otros Libros Relacionados de Corin Tellado

A continuación te presentamos otros libros de Corin Tellado disponibles para descargar gratis

  • Corin TelladoEste Es Mi Quinto

    Este es mi quinto: —Yo sabía que no tendría lugar nuestra última entrevista en el tranvía, por eso seguí tus pasos. Vives en una casa muy hermosa, pero tu nido no tiene la belleza de tu cara, ni la vida que expresan tus ojos de fuego. Volviéndose brusca. El hombre que había pagado en el tranvía estaba allí, muy cerca de ella, mirándola con aquellos ojos burlones que la humillaban —Eres más bella de lo que pensé —dijo Ramón tranquilamente, sin inquietarse por la ira que expresaban las gemas negras—. ¡Cuidado que eres hermosa! ¿De dónde eres? ¿Qué buscas? Estoy

  • Corin TelladoDiario De Una Cantante

    Pitty veía claro que debía seguir su vocación de cantante. Pero también quería ser fiel a los consejos de su madre: no vender su dignidad por nada. Por eso, cuando se vio en el primer callejón sin salida dio marcha atrás. Sin embargo, no podía desistir. Ahí estaba su lucha. Se había fijado una meta y no renunciaría jamás a ella, costara lo que costara.

  • Corin TelladoLa Otra

    La otra: —Hija mía, hace muchos días que no te pregunto nada con respecto al inconsolable viudo. —¡Bah! —Se consolará —rio Alice Quimper—. Todos los viudos llegan a consolarse. Sandra es muy bonita. Esta alzándose de hombros —Estoy desistiendo de ello. —Merece la pena insistir, querida —intervino el padre—. Ten en cuenta que sus millones son tan numerosos como sus penas. —Precisamente por eso, papá. No será posible quitarle esa pena del corazón. —No creo que sea diferente de los demás hombres —objetó la madre—. Y a todos les pasa. —La quiso demasiado. —Y con rabia, añadió—: Estimo que hasta

  • Corin TelladoTe Haré Feliz

    Te haré feliz: —Dice mi tío que Antonio llegó aquí con unas miles de pesetas. Nadie explotaba la pesca en este lugar y él lo hizo. Al cabo de unos años tenía la fábrica de conservas y manejaba toda la flota. Años después la flota era suya. Más tarde le fue fácil adquirir la fábrica de conservas y luego el taller de mecánica... Construyó ese palacio a orillas del mar, que según mi tío es como el de las mil y una noches. Y al poco tiempo llegaron su madre y su hermano. No se instalaron en el palacio. Dicen

  • Corin TelladoTe Pido Que Me Comprendas

    MTC - El Mundo de Corín Tellado MTC surge en la nueva era digital con el fin de que todos aquellos que son o serán hispanohablantes puedan conocer y disfrutar del mayor legado de obras escritas por un autor en nuestra lengua. Corín Tellado es las escritora en español más prolífica de nuestra historia, con mas de 4000 títulos publicados y 400 millones de copias vendidas a lo largo de sus más de 50 años como escritora. Desde los inicios de su carrera y a lo largo de los años, Corín Tellado fue creando su propio mundo que reflejaba en

  • Corin TelladoEsperaba Por Ti

    Esperaba por ti: —Señor cura... —No terminé. Tienes treinta y siete años. Tu vida no acabó, empieza ahora. O al menos debe empezar. —Padre..., ¿qué le parece si dejamos esto? —se puso en pie—. No me vaya a salir usted con el cuento de las dos viejas solteronas. —No creas —rio el sacerdote acompañándolo hasta la puerta—. A veces pienso que esas dos solteronas son lo bastante inteligentes para ver lo que yo veo y lo que ven todos en el pueblo. Tu gran soledad pese a estar tan acompañado. —Escuche, padre —dijo ya llegando al quicio de la puerta—.