El Buddha Desnudo (iv)

Resumen del libro

libro El Buddha Desnudo (iv)

El Sufrimiento es como el dolor de muelas. Mientras está presente y es intenso, se convierte en una prioridad obvia: nada es más importante, nada es más urgente. Sin embargo, una vez que se supera y habiendo pasado el periodo de alivio, el sufrimiento acaba por olvidarse y con ese olvido, deja de tener importancia. El siguiente objetivo, erradicar la Ignorancia aparece ahora como un objetivo deseable, porque no hay mejor motivación que el deseo de aprender. Aprender a saber, El Noble Óctuple Camino, deja de tener sentido. El la barca que nos ha llevado a la otra orilla y ya no sirve. Ahora es el momento de ver las cosas como realmente son y eso se logra explorando en las nuevas tierras. Este es el momento de emprender retos. Uno de ellos era emprender una traducción racional del Mahasatipatthana Sutta, el sutta de la meditación, tan popular como desconocido, se nos aparece como un conjunto coherente de prácticas interesantes. Otro de los retos es poner en tela de juicio los valores universales que mantenemos los humanos como el dinero, el trabajo, la economía o las relaciones entre sexos. El resultado es que todos ellos son ridículos. También se profundiza en la íntima relación entre los humanos y la felicidad.


Ficha del Libro


Opciones de descarga disponibles

Si te apetece puedes obtener una copia de este libro en formato EPUB y PDF. A continuación te mostramos un listado de posibilidades de descarga disponibles:


Opinión de la crítica

POPULARR

3.6

120 valoraciones en total


Otros Libros Relacionados de Tomas Morales Y Duran

A continuación te presentamos otros libros de Tomas Morales Y Duran disponibles para descargar gratuitamete

  • Tomas Morales Y DuranEl Buddha Desnudo (vi) El Acuerdo

    Allí, de pie, con su estola a la luz trémula del fuego, parecía que solo me miraba a mí y cuando dejaba de hacerlo, el cansancio me invadía. Agotado por meses de preparación y por la larga duración de la ceremonia, con la mente a punto de colapsar, vi con claridad que lo aquello que llevaba seis años buscando, que desconocía totalmente, lo hallaría siempre y cuando me jurara a mismo a no enseñarlo. Este extraño respaldo me supuso un respiro que sirvió para serenarme. Sin la presión de enseñar, podría centrarme únicamente en la exploración. Sin embargo, en aquella