Los Hijos De Juan

Se creyó invencible, se creyó fuerte, se creyó invulnerable, al filo de los años, la vida le castigó como se merecía, como atributo a sus múltiples y cobardes actos. Juan pagó un precio, muy elevado, pero bien merecido a todas sus acciones del pasado. Le había llegado la hora de rendir cuentas.